Entrades
“Leer un libro de papel es una sensación irremplazable”
17 d'octubre de 2009
0
, , , ,

Santiago de la Mora(Continúa la Feria del Libro de Frankfurt…)

Google Books empezó a moverse en el 2004 y, en esta Feria del Libro de Frankfurt, celebra su quinto aniversario. Y bien satisfechos, según Santiago de la Mora, responsable de este servicio para Europa, Oriente Medio y África.

El proyecto cuenta con más de 10 millones de libros divididos en tres categorías: los que todavía están en circulación; los desclasificados; y los clásicos que pueden tener o no derechos de autor. Los que están libres de derechos, son consultables por entero desde Google. Los que cuentan con ellos, se pueden visualizar sólo una parte.

“Tenemos más de 30 mil alianzas con editores y autores”, continuaba explicando Santiago de la Mora delante de la grabadora como si supiera de memoria la lección. A una simple pregunta: “¿En qué consise Google Books?” él da cifras y más cifras para situarnos en la dimensión del proyecto.

“Tenemos más de 2 millones de libros donde se puede leer una parte de ellos en  más de 100 idiomas procedentes de más de 100 países. Lo que significa que queremos potenciar todas las lenguas no solo la inglesa, sino también la hebrea, la coreana o cualquier otra”.

Hay que dejar claro que las alianzas con las editoriales de todo el mundo para que permitan que Google Books de a conocer los libres de miles de autores no incluyen una transferencia de los derechos, sino solamente el permiso para mostrar una parte de ellos.P1040205

“Los usuarios están cada vez más interesados en encontrar libros digitales. Nosotros no vendemos, sólo se los localizamos. De manera, que si lo quiere comprar tiene que dirigirse a una librería online”.

También tienen acuerdos con 38 bibliotecas en todo el mundo, entre ellas la Complutense de Madrid y la de Catalunya. Les ayudan a escanear su fondo editorial para preservar las obras más antiguas.

Todo parece muy bonito, le comento. Google localiza las obras que los usuarios quieren, las editoriales ganan posibles compradores, los autores son más conocidos (incluso los que escriben en lenguas minoritarias)… ¿dónde está la parte negativa? La sesión del viernes en la Feria de Libro de Frankfurt no fue muy amistosa. ¿Por qué el resto de los ponentes estaba tan en contra del sistema de Google y le demonizaba? Santiago de la Mora se encoge de hombros y continúa con su discurso comercial.

“La demanda con Estados Unidos se resolvió porque nos sentamos a la mesa y todas las partes se pusieron hablar. Nos dimos cuenta que había libros desclasificados, casi invisibles. Los editores y autores ya no se benefician de las ventas de esos libros. El acuerdo fue para dar visibilidad a esos libros perdidos y, por otro lado, para que las editoriales se beneficiaran de resucitar estas obras.  Yo no diría que el sector editorial está en contra de Google libros. La realidad es que internet está cambiando la industria. A nosotros nos parece que ofrece grandes oportunidades. Actualmente, hay un cuello de botella en las librerías:  el librero ha de escoger qué obras pone en sus repisas y rotarlas con mucha rapidez en función de cuántos se venden. Cada día hay mayor número de libros pero es más difícil tener una difusión duradera y llegar al lector final”.

Todo lo que explica es la realidad. Además se ha contar que el acceso al mercado mundial es muy P1040252difícil si queremos conseguir los libros de papel por los costos que representan.

“Por ejemplo, imagina que el mercado latinoamericano está interesado en llegar a un tipo de libros pero le resulta imposible actualmente porque parte de ellos ni los conoce. Internet pone al alcance las obras de autores desconocidos para muchos mercados. Nuestro servicio ofrece una selección más amplia, un beneficio para editores y autores (porque se puede trabajar con una mayor cantidad de libros y de menor tiraje) y, obviamente, para nosotros porque mejoramos nuestras búsquedas y satisfacemos a los usuarios”.

Según Santiago de la Mora, Google no hace la competencia ni a Amazon ni a las editoriales clássicas de papel, ni siquiera a las librerías online. “Al contrario, les mandamos tráfico”. Y acaba con una reflexión muy coherente comercialmente:

“Hoy Internet tiene 1.800 millones de usuarios que son lectores potenciales. Sería dramático limitarse a una region o un país para promocionar un libro. Hay 450 millones de hispanohablantes y gran parte de ellos están conectados a la red. Pero el camino a recorrer es enorme. Si solo nos dedicáramos a digitalizar los libros de dominio público son tantos que ojalá otros se anime a contribuir a esta labor. Casos como la Biblioteca de Alejandría, o de incendios en Estados Unidos o inundaciones, cualquier tipo de desastre natural puede ocurrir y tendríamos que prever esas cosas salvando la cultura”.

P1040255Y después de todo lo dicho (y antes de apagar la grabadora), me confiesa que él es un amante de los libros de papel, que le encanta pasar las hojas y notar su tacto entre los dedos y que esa experiencia es una sensación irremplazable.

“Pero hay otros usos donde una versión electrónica puede ser muy útil sobre todo si se viaja mucho. Lo importante es que los creadores de contenidos tengan en cuentan todos los canales de distribución que hemos mencionado y otros que estarán por venir”.

About author

Karma

Continguts relacionats

alan-turing

La intel·ligència artificial ve a solucionar-nos problemes?

(Continúa la Feria del Libro de Frankfurt…)...

Llegir més

Google selecciona i finança un projecte de @NacióDigital

(Continúa la Feria del Libro de Frankfurt…)...

Llegir més

La resistència

(Continúa la Feria del Libro de Frankfurt…)...

Llegir més

There are 0 comments

  • mina. ha dit:

    Només comentaré l’últim paràgraf: “una versión electrónica puede ser muy útil si se viaja mucho (…)”
    Precisament, ja ens estem trobant amb casos que un llibre pagat en un país no es pot obrir (legalment) en un altre, gràcies a les ments pensants que de moment pretenen organitzar aquest tinglado.
    De negoci n’hi ha moltíssim, ara: si la cadena del llibre ara ja era irracional, durant uns quants anys (gràcies al drm, al famós cloud computing i als preus abusius) serà força pitjor.

  • Deixa un comentari

    L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *