Artículos Castellano Inteligencia artificial
«¡Sal de tu burbuja digital!»
25 de octubre de 2020
0
, , , , ,
(artículo original publicado en la publicado en la revista Think by SHIFTA, el 13/10/20. Escrito por Ricardo Baeza-Yates y Karma Peiró)
Image for post

“En Internet nadie sabe que soy un perro”.

¿Por qué nos hace vulnerables?

El filtro burbuja es principalmente el resultado de los algoritmos de personalización usados en nuestra interacción con la Web (búsqueda, compras digitales, etc.) o cuando usamos una red social (Instagram, Facebook, Twitter, etc). Nuestra experiencia personal se convierte en única, ajustada a nuestros gustos e intereses. Estos algoritmos predicen nuestras intenciones a partir de datos contextuales, como la geolocalización, y de las interacciones realizadas previamente (durante meses o incluso años), diseccionando el universo propio, personal y único de información que cada uno vive en Internet. Lo que se comparte, lo que se recibe, lo que nos gusta, lo que no nos interesa (incluso la no acción cuenta). Todo es analizado por técnicas de inteligencia artificial y almacenado en nuestro “perfil de usuario.

Publicidad digital y desinformación

La burbuja también puede ser bombardeada con publicidad personalizada que recuerda qué cosas vimos y hasta puede seguirnos a otros dispositivos, como si nos leyera la mente. Esta “mini manipulación digital” se llama en inglés “digital nudging”, que no tiene una traducción directa en castellano. Vendrían a ser como “codazos digitales” para desviar nuestra atención o provocar ciertas acciones, ya sea leer una noticia afín o comprar un libro de una temática favorita. Estos algoritmos aprovechan nuestros sesgos cognitivos, de los cuales los psicólogos han definido cientos. El más peligroso es el sesgo de confirmación: vemos algo que está alineado con nuestros valores y creencias y confiamos en ello, casi a ciegas. Así es como se viralizan las noticias falsas y la desinformación. Este sesgo refuerza la burbuja digital y nos lleva más adentro del túnel de lo conocido, hacia la llamada “cámara del eco”, de nuestro eco digital.

Image for post

“Tú eres el producto”

¿Cómo nos afecta vivir en una burbuja?

Nos afecta y mucho. Confiamos tanto en la tecnología y en lo que nos entrega la Web (en su sentido más amplio), que al hacer una búsqueda creemos que nos da todos los resultados existentes, sin pensar que estamos siendo encapsulados por los algoritmos de personalización. Si otra persona hace la misma búsqueda, las respuestas serán diferentes. Por otro lado, sería imposible recolectar, extraer, e indexar toda la información que hoy tenemos disponible sin la ayuda de los algoritmos que operan detrás de estos buscadores. Pero las consecuencias sociales que pueden derivarse de una simple consulta de información van más allá de un acto individual. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Múnich en el 2016 sobre los efectos del filtro burbuja en la búsqueda de contenidos relacionados con el suicidio sirvió para definir políticas públicas de salud.

¿Cómo escapar?

Si ha llegado hasta aquí y ha tomado la decisión de cambiar sus hábitos digitales, ha de saber que requiere voluntad salir de la burbuja digital. Tanto como hacer una dieta para perder peso. Aquí van 10 consejos para pinchar esa burbuja nociva:

  1. Sea consciente del tamaño de su burbuja personal: cuántas redes sociales frecuenta, cómo interacciona, cada cuántos minutos, cuánto tiempo al día, qué publica –posts, comentarios, fotos, vídeos–, cuánto y dónde publica, cuántos clics hace a sus amigos/seguidores, etc.
  2. Empiece una dieta tecnológica: reduzca progresivamente el tiempo que permanece en la burbuja. Resista la tentación de conectarse, haga ayuno.
  3. Si se mueve entre contenidos muy radicales, haga un esfuerzo por seguir medios y personas con perspectivas diversas a sus ideales. Tampoco es cuestión de irse al extremo opuesto, siempre se pueden encontrar versiones moderadamente diferentes.
  4. Una alternativa a su buscador favorito es DuckDuckGo, que no personaliza los resultados porque no guarda la historia de búsquedas ni su localización.
  5. No se deje sugestionar por los elementos en la pantalla, no haga clics en los primeros resultados de una búsqueda sólo porque están primero. Explore más, intente vencer la ley del mínimo esfuerzo.
  6. Si no quiere que los algoritmos predigan su comportamiento, agregue un poco de aleatoriedad en el mismo, haciendo clics en cosas que no le gustan o no haciendo clics en todas las cosas que le gustan.
  7. Utilice plugins como Privacy Badger (de la organización Electronic Frontier Foundation, que defiende los derechos digitales) o UBlock, como bloqueadores de datos cuando utilice el navegador.
  8. Sea escéptica/o con todas aquellas informaciones, memes, tuits, posts, comentarios que le reafirman en sus opiniones, ideales, pensamientos sobre cierto punto de vista social.
  9. Y lo más importante, intente ser consciente de sus sesgos cognitivos. Es el primer paso para ser una mejor persona.
Image for post

Truman intentando salir de su burbuja

La conciencia de los algoritmos…

Tanto como las personas deben ser conscientes de su burbuja, los algoritmos también lo deben ser. Esto ya lo saben los algoritmos de recomendación, donde la técnica básica usada es el filtrado colaborativo. Es decir, usar todos los datos de las personas parecidas a ti para poder ofrecerte cosas nuevas, cosas que no conoces y romper tu burbuja. A esto se agregan técnicas como incrementar la diversidad y la novedad, hasta sorprenderte con algo inesperado, lo que en inglés se llama serendipia.

¡La mega burbuja!

Lo más preocupante es que si todos estamos en una burbuja, los algoritmos también lo están. Es la burbuja que reúne todas nuestras burbujas. Además, los algoritmos deciden qué mostrarnos y entonces nuestros clics están supeditados a ellos. Es decir, hay un sistema de realimentación cerrado donde el futuro es escrito entre nosotros y los algoritmos, creando además sesgos de popularidad donde los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. Esto puede tener un impacto crucial a largo plazo en los mercados digitales como Amazon o Aliexpress (su homólogo chino), ya que discrimina a los pequeños productores en la famosa Larga Cola donde se desmontan las teorías de las ventas tradicionales. Como consecuencia, se genera una inestabilidad en el largo plazo ya que las injusticias nunca son sanas. A esto se agregan problemas éticos, como la competencia desleal que los dueños de estas plataformas digitales hacen al vender sus productos en ellas. Esto no es nuevo, todos los supermercados tienen marca blanca propios, pero en Internet se magnifica el control y potencial abuso por tener todos los datos de tus competidores.

About author

Karma Peiró

Continguts relacionats

1_2pzrx2wQ6wWxCCOsAkhC6Q

GPT-3: ¿La esperada creatividad literaria de la inteligencia artificial?

Al modelo GPT-3 se le han concedido muchas medalla...

Llegir més
COVID 19

«La falsa transparencia en tiempos de Covid-19»

Irlanda, Nueva Zelanda, Canadá o Australia consid...

Llegir més
Captura de Pantalla 2020-03-18 a les 11.01.20

«Conseguirás el trabajo… si le caes bien a la máquina»

Laura tiene 23 años, ha estudiado un grado univer...

Llegir més

There are 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *